Hacer proyectos de obra en Castilla y León requiere tener que seguir los trámites burocráticos y legales para que no haya ningún tipo de contratiempo. Sin duda alguna, la realización de obras o reformas de viviendas, edificios o solares para poder implantar determinadas actividades comerciales necesitan una serie de autorizaciones y requisitos previos en la administración competente.

Hacer un proyectos de obra en Castilla y León es de mucha utilidad porque te evitará imprevistos y te adelantará a posibles problemas. Además, te sirve de guía para los pasos que vienen después. Según indica el Real Decreto 2512/1977, de 17 de junio, este paso es necesario para poder conseguir las licencias pertinentes.

Un proyecto de obra es una garantía en el cumplimiento legal y administrativo, pero supone otras ventajas como la optimización del espacio y distribución correcta de las estancias para no perjudicar elementos que son básicos en la estructura.

Asimismo, podemos evitar perder metros cuadrados o plantear una reubicación que no sea inteligente porque el objetivo es aprovechar al máximo todas las ventajas de la arquitectura o recursos naturales en el tema de la iluminación y ventilación natural.

Un particular no puede tramitar un proyecto de obra a título personal porque este debe ir firmado por un profesional competente (arquitecto técnico o un ingeniero) según el tipo de construcción.

Partimos de la base de que siempre hay un proyecto básico para solicitar las licencias correspondientes al ayuntamiento y otro proyecto en ejecución que permite obtener el visado de Urbanismo y luego poder comenzar las obras.

En Ingeniería Fraile estamos especializados en la parte técnica y administrativa para la reforma de edificios, viviendas y locales. Nos encargamos de asesorarte y de desarrollar el proceso de forma integral. En ese sentido, hablamos de gestión de licencias, permisos, subvenciones u otros trámites relevantes.